Eras atraída al momento. Todo funcionaba como un sortilegio. Sus fuentes de información provenían del pasado, sin embargo te trasladaban a un momento del presente. El tiempo se detenía. Liz Naylor