PLANO, PESO, PUNTO Y MEDIDA

June Crespo
Jon Mikel Euba
Roman Schramm
Julia Spínola
Juan Tessi

Universidad Torcuato Di Tella

Buenos Aires, 2011

Jon Mikel Euba, un minuto de silencio, 2005 y Roman Schramm, Strategie im Reich der Wünsche (Estrategias del deseo), 2009

Julia Spínola, El baile de los insectos, 2010 y Jon Mikel Euba, un minuto de silencio, 2005

Julia Spínola, El baile de los insectos, 2010

June Crespo, Escanografías, 2010-2011 y Juan Tessi, Sin título, 2011

Juan Tessi, Sin título, 2011

June Crespo, Escanografías, 2010-2011

Las relaciones entre las tecnologías de representación y el tipo de percepción que son capaces de inducir, o un cuerpo y el espacio que éste ocupa, son los elementos principales que atraviesan el conjunto de obras de June Crespo, Jon Mikel Euba, Roman Schramm, Julia Spínola y Juan Tessi. Con resultados muy diversos, cada trabajo de esta exposición parece encontrar en la aplicación de una metodología inventada o prestada, las técnicas de maquillaje en el caso de Juan Tessi o la copia del modelo en Jon Mikel Euba, toda una serie de conversiones donde volumen y peso corporal se convierten en imagen. Esta suerte de traducción se concreta a través de fotografías, telas e imágenes en movimiento. Entre la gestualidad como un lenguaje portador de narraciones no verbales y la detención física como un modo de expresión, los cinco artistas presentes en esta exposición coinciden en hacer de la escultura o la pintura un derrotero de nuevos usos y continuidades, presentando volúmenes a través de otros medios. Observar objetos y cuerpos afectados por una situación lumínica determinada, como el anochecer o el brillo enceguecedor del mediodía, modifica aquello que vemos. Distorsiones, movimientos y superposiciones constituyen un repertorio de transformaciones. Pero tales modificaciones suceden antes en el ojo del que mira que en el objeto de atención.

June Crespo (Pamplona, España, 1982) inventa un sistema donde la tecnología de reproducción serial dialoga con las operaciones manuales con el fin de capturar e intervenir objetos, pliegos de papel y distintos materiales industriales. Este procedimiento es nombrado escanografía, un juego de palabras que devela no sólo la técnica al que imágenes y objetos son expuestos sino también el interés por experimentar posibles modos de representación. Las tomas son directas y no toleran ningún tipo de alteración digital, apenas un escáner sin tapa en cuya superficie se colocan papeles plegados y objetos para que la banda de luz los registre. Las placas de mármol, los vinilos o las piedras brillantes se recortan sobre fondos impresos cuyos bordes parecen flotar sobre una superficie oscura indeterminada. Las relaciones entre los objetos no son fortuitas y en muchos casos responden a vínculos formales cuyo choque de diferencias funcionales indican un nuevo tipo de relación. Una esfera brillante facetada como un diamante ubicada en el centro de un LP o un bloque de baldosa marmolado y un busto cuyo blanco ha sido alterado por una transparencia roja. Este impulso por radiografiar objetos de interés no expone su interior sino aquello que a todas luces estamos viendo.

A lo largo de 43 minutos Jon Mikel Euba (Bilbao, España, 1967) se propone elaborar una forma. Para ello organiza un guión corporal, un esquema de poses de rockeros donde las tensiones y comportamientos de estos cuerpos, que previamente han sido trasladados a las páginas de un libreto, son reproducidos en silencio por una serie de colaboradores. Un minuto de silencio es una suma de acciones gestuales en la que un grupo de personas interpreta una secuencia de imágenes y utiliza el cuerpo de una colaboradora como si de una materia blanda o maleable se tratara. Se alejan del plano y se aproximan al cuerpo coreografiándolo durante un minuto. La acción sucede en un espacio anodino, un terreno en las afueras de lo que parece una ciudad, grabada primero de día y más tarde de noche. Los mensajes y narrativas permanecen ocultos y el tono de las acciones y la factura de la imagen ofrece el clima de un ensayo, que sigue en parte la indicación que Warhol le hizo a John Cale: “The Velvet Underground tiene que salir al escenario y dar un concierto como si estuvieran ensayando”. Como un músico que escribe los títulos de las canciones que va a tocar, Jon Mikel Euba recopila una serie de imágenes para la construcción de una forma colectiva.

Strategie im Reich der Wünsche (Estrategias del deseo) de Roman Schramm (Alemania, 1979) está basado en el film en blanco y negro Good and Evil (1974) del danés Jørgen Leth, donde a lo largo de 81 minutos cuerpos y objetos son puestos en relación a través de pequeñas acciones cuya procedencia responder al interés documental del director por representar de un modo esquemático: rostros, cuerpos y cosas. Roman Schramm continúa este lenguaje formal para elaborar en color una nueva serie de leitmotivs visuales donde cuerpos, objetos y animales se mueven dentro de lo que parece ser un encuadre fotográfico en movimiento. Un grupo de actores no profesionales de diversas edades y algunos animales llevan a cabo acciones muy simples en un espacio interior. Para realizar algunos de estos movimientos, efectuados de manera individual o en grupo, se utiliza solo una parte del cuerpo. El registro sonoro resulta audible sólo cuando los cuerpos y volúmenes entran en relación, acentuando un sistema de reacciones donde el peso de un cuerpo irrumpiendo en un espacio se vuelve sensible a través del sonido.

Las imágenes y narraciones desarrolladas por Julia Spínola (Madrid, España, 1979) en pinturas y dibujos surgen de la atención hacia elementos de orden físico como son las tensiones producidas por la alteración de la temperatura o las consecuencias de un estallido. En este caso se trata de una serie de fotografías de un bloque de arcilla con una hoja de papel colocada para cada toma de un modo diferente. La serie suple un intento fallido en el cual la artista se propuso lograr que una mosca se posara exactamente donde ella decidiera, es decir, domesticarla. Las fotografías que componen El baile de los insectos están tomadas de tal modo que la hoja apenas se distingue. A pesar de ello el juego de luz y sombra vuelve a cada toma una variación de tres materiales (arcilla, papel y luz). El bloque siempre es el mismo y no ha sido alterado, sin embargo, cada toma ofrece un volumen diferente. Un poliedro de cuyas cuatro caras dos son rectangulares y dos triangulares o dos cubos, uno encima del otro que responden en parte al interés de Spínola por detectar en diferentes esculturas el punto entre un volumen determinado y la tarima que lo sostiene. El gusto microscópico de Julia Spínola no se traduce en partículas y moléculas en movimiento sino en cuerpos y fragmentos reconocibles; son imágenes cuyo contacto con lo imprevisto les ha sido permitido.

Juan Tessi (Lima, Perú, 1972) extrae el audio de una clase de maquillaje encontrado en Youtube, dictado por la actriz norteamericana de telenovelas y TV films Donna Mills, para llevar a cabo una serie de pinturas. Anular la imagen del video y utilizar solo el audio implica hacer de los consejos de maquillaje una especie de dictado intuitivo donde el rostro se vuelve informe. Avanzar sobre ésta narración abstracta implica ingresar en una zona de experimentación, variabilidad e incertidumbre. Tessi equipara el audio con un manual fragmentado de instrucciones pictóricas y los aplica sobre otra superficie. El rostro se ha mudado de cuerpo, ahora es el lienzo el que experimenta su lenta transformación. Sin ningún tipo de artilugio cosmético el resultado se nos presenta como una serie de lienzos abstractos o geométricos cuyas superposiciones de capas inducen por momentos líneas o círculos camuflados. Las pinturas de Tessi anulan las intenciones afirmativas del maquillaje, el tipo de expresión que Donna Mills propone aquí han perdido su función.

mariano mayer